LUZ EN LA COCINA ABIERTA

Lautoka Urbana – Reformas e interiorismo

Cada vez más, las cocinas abiertas hacen las veces de estancia independiente, claramente diferenciadas de otros espacios de la casa. Son además muy espaciosas, por lo que su uso no se limita exclusivamente a la preparación de la comida, como es el caso de la mayoría de cocinas clásicas, que se rigen por los principios de la funcionalidad y la eficiencia. En este tipo de cocinas, las placas de cocina, fregaderos, armarios y estantes se agrupan para facilitar el trabajo del cocinero o cocinera, pero a cambio aislan de la vida en en salón mientras se cocina.

La cocina abierta, en cambio, tiene como punto de mira la interacción social y constituye el centro del hogar. Y es que, paralelamente a los elementos necesarios de toda cocina, incluye también un agradable salón que puede incluso estar equipado con un sofá a modo de espacio de relajación. Así, una cocina abierta hace posible el seguir con las labores de la cocina sin separarse del resto de la vida en el hogar, ya sea echar un vistazo a los niños mientras juegan en el salón o hacen sus deberes como charlar con los amigos cuando vienen a cenar mientras preparamos la comida. Por estos motivos, la iluminación de una cocina abierta requiere de unos criterios muy distintos al de las cocinas clásicas. En la entrada de blog de esta semana os hablaremos de qué debemos tener en cuenta para iluminar correctamente nuestra cocina abierta.

Blog: Luz en la cocina abierta - Luz natural

La colocación correcta de la iluminación depende en última instancia de las características concretas de cada cocina, así como de la orientación de la luz natural y las peculiaridades arquitectónicas de la vivienda, pero sobre todo depende también de la colocación de los muebles. Las cocinas abiertas suelen tener forma de L, U o G. En cualquiera de estas distribuciones, la mesa de comedor puede colocarse al alcance del espacio de trabajo o claramente separada de él con la ayuda de, por ejemplo, paredes pintadas de distintos colores, encimeras, islas de cocina o de paredes a media altura. Todos estos detalles se reflejan en la correcta iluminación de la cocina abierta.

Para facilitar las tareas, la cocina necesita de luz suficiente pero que no deslumbre. Puesto que las diferentes tareas se llevan a cabo en diferentes puntos de la cocina, a parte de la luz principal, cada zona necesita de su propia fuente de luz. Así, iluminaremos a parte las placas de cocina, fregadero, encimera y mesa con su propia fuente de luz para evitar sombras molestas.

Luz clara y uniforme para la cocina abierta

La iluminación principal se encarga de aportar claridad a toda la cocina. Para esto podemos utilizar fuentes de luz empotradas en la pared como son focos inclinables que puedan dirigirse al interior de armarios y estantes. Al contrario de los sistemas en carril, que permiten instalar tantos focos como queramos en el raíl y desplazarlos a nuestro gusto, los fotos empotrados son menos llamativos y permiten combinaciones con otros tipos de iluminación. Pueden instalarse por ejemplo alineados sobre las placas de cocina o distribuirse de forma regular por todo el techo.

También existe la posibilidad de no instalar nada en el techo y colocar lámparas de pared con estilo, con luz dirigida tanto hacia el techo como hacia el suelo. La luz de estas lámparas se refleja en el techo y las paredes y se distribuye suavemente por el resto del espacio, creando una atmósfera más agradable cuando más ancha sea la fuente de luz y más suaves las sombras proyectadas en las paredes. Para ayudar a distribuir correctamente la luz, podemos optar por colores claros en las paredes. Debemos además evitar que los armarios estén demasiado cerca de estas fuentes de luz, pues pueden crear efectos de sombra desagradables.

Luz óptima sobre las superfícies de trabajo

Tanto sobre la encimera como las placas de cocina o los fregaderos trabajamos con objetos punzantes o calientes, por lo que necesitamos una iluminación clara y directa. Para este fin se adaptan muy bien las fuentes de luz situadas justo debajo de los armarios o estantes sobre la superfície de trabajo, puesto que desde ese ángulo iluminan sin generar sombras. De no ser posible, podemos optar por lámparas de pared con cristal satinado o inclinables. En estos casos, lo mejor es que la fuente de luz provenga de una lámpara LED o halógena.

Luz para la mesa de comedor

Una lámpara colgante es sin lugar a dudas la meor fuente de luz sobre la mesa de comedor. Al elegir debemos tener en cuenta que toda la superfície de la mesa quede iluminada; para ello, más de una lámpara colgante pequeña suele dadr mejor resultado que una única lámpara grande. Además, debemos tener en cuenta que la distancia entre la superficie de la mesa y la lámpara sea de por lo menos 60 cm para que la lámpara no estorbe ni ciegue a los comensales.

Las lámparas colgantes son un centro de atención, además de aportar un encanto característico y un  toque de estio a la cocina abierta. Podemos encontrar este tipo de lámparas en las más variadas formas y estilos, desde lámparas simplistas y funcionales hasta enormes arañas de aires clásicos o modernistas – la variedad es infinita.

La bombilla ideal

En lo que respecta a la eficiencia energética, la iluminación LED o de bajo consumo se lleva el primer puesto. Aun así, debemos tener en cuenta otros criterios al elegir una bombilla, como son el color de la luz que emite o su potencia. Lo ideal sería una bombilla que permita regular la intensidad de la luz que emite, para poder adaptar la luz a cada situación y cada ambiente. Para las estancias del hogar en las que solemos hacer vida, como es una cocina abierta, se recomiendan tonos de luz cálidos; si preferimos claridad de luz, mejor decantarse por un blanco neutro. Aun así, no debemos olvidar al elegir una bombilla para nuestras lámparas la intensidad de la luz natural que entre en nuestra cocina. A más luz natural, mayor debe ser la intensidad de la luz que emita nuestra bombilla.

Blog: Luz en la cocina abierta - Luz sobre la mesa

Si al reformar vuestra cocina dudáis sobre qué iluminación se adapta mejor a vuestras necesidades, no dudéis en consultar con nuestro equipo de interioristas y decoradores. Ellos os darán los mejores consejos para vuestra nueva cocina y os ayudarán a encontrar la mesa ideal.

Os esperamos la semana que viene con una nueva entrada de blog, llena de ideas interesantes para vuestros futuros proyectos de reformas o interiorismo, todo ello de la mano de Lautoka Urbana.

¡Un saludo! ¡Y felicidades, Irakli!