CÓMO DISTRIBUIR TU COCINA

Lautoka Urbana – Reformas e interiorismo

Cuando planeamos la reforma de una vivienda y pensamos en la distribución de la cocina, hemos de tener en cuenta las dimensiones y la distribución del espacio del que disponemos. Hemos de poner además especial atención en la ubicación de las ventanas y puertas, puesto que nos determinarán los puntos de entrada de luz y el tipo de distribución que podremos utilizar en cada uno de los casos.

En función de la estética que queramos darle a nuestra cocina y del espacio del que dispongamos, encontramos varios tipos de distribuciones de cocina, a saber, cocinas con isla, con península, en forma de U/L o cocinas rectas o lineales. En la entrada de blog de esta semana os hablaremos un poco de cada una de estas distribuciones y sobre lo que tenemos que tener en cuenta para que el resultado de vuestra reforma sea una cocina práctica y funcional.

Cocina con isla

La distribución de cocina con isla suele ofrecer una gran capacidad de almacenamiento y un amplio espacio de trabajo. Hemos de tener en cuenta que para decantarnos por una cocina con isla, debemos disponer del espacio suficiente para que no nos quede una zona de paso demasiado estrecha. Nuestra experiencia en el mundo de las reformas aconseja un mínimo de 80cm entre muebles para facilitar el paso y que a la vez podamos abrir un armario o el lavavajillas. Si podemos permitirnos un paso de 80cm, lo siguiente es calcular el espacio restante para las dimensiones de la isla. De profundidad necesitamos entre 80cm como mínimo hasta un máximo aconsejable de 1,20cm. Podemos utilizar las isla como superficie de trabajo y a la vez como barra donde comer o tomar el desayuno, pero no es aconsejable ubicar ahí la fregadera o zona de cocción para evitar posibles salpicaduras. Debemos además tener presente que las instalaciones deben llegar hasta la isla empotrándolas en el suelo, lo que siempre es más complejo.

Blog: Cómo distribuir tu cocina - Cocina con isla

Cocina con península

Las cocinas con península nos proporcionan un espacio adicional, ya que aprovechamos el mueble de la península por las dos caras a diferencia de si estuviese pegado a una de las paredes. En nuestras reformas, solemos utilizar las penínsulas en espacios abiertos o en cocinas que nos permitan esta separación. La doble cara del mueble nos permite ubicar una zona de barra para comer o desayunar, y en caso de estar ubicado en un espacio abierto nos delimita visualmente la zona de la cocina con la zona de salón-comedor. Este es un buen lugar para ubicar la fregadera junto al lavavajillas, teniendo en cuenta que al ser una separación con la zona de comer, es donde normalmente acabamos colocando los platos para lavar. En este tipo de distribución evitamos poner la zona de cocción ahí por los mismos motivos que en las isletas: las salpicaduras nos pueden manchar la tapicería de sillas o alfombras próximas. Las dimensiones para una isleta se consideran aceptables a partir de 80cm de profundidad, ya que para una barra de desayuno 20cm bastan para poder colocar las piernas al sentarnos. Hemos de tener en cuenta que necesitaremos taburetes altos para alcanzar la altura de la encimera de la cocina, más alta que las mesas convencionales. De todos modos, si lo que queremos una zona cómoda donde pasar tiempo sentados o incluso trabajando, colocaremos encimeras a diferentes alturas para conseguir la comodidad de la altura de una mesa pero integrándola en la zona de la cocina.

Blog: Cómo distribuir tu cocina - Cocina con península

Cocina en forma de U

Las cocinas en forma de U suelen ser muy prácticas, pero por su forma el espacio debe disponer de una anchura mínima de 2,40m para poder movernos cómodamente; si las medidas son inferiores recurriremos a una cocina en forma de L. En los dos casos destinaremos una de las paredes a muebles columna en los que albergar el frigorífico, el horno, el microondas, la despensa y en algunos casos incluso la lavadora. Una vez consigamos ubicar todos estos electrodomésticos en columnas, el resto de la cocina se completa con muebles de distintas alturas y una amplia superficie de encimera para trabajar cómodamente. Si tenemos alguna ventana en la cocina y queda integrada con los muebles, solemos colocar ahí la fregadera, ya que es una zona donde no podremos poner armarios altos ni campana extractora. En este tipo de cocinas, podemos utilizar parte del espacio para poner una mesa que sirva como zona de desayuno, o podemos también ubicar una zona de barra entre los muebles bajos de manera que la propia encimera nos sirva de superfície de trabajo para cocinar o de espacio para comer, perdiendo únicamente el espacio de almacenamiento de la parte inferior.

Blog: Cómo distribuir tu cocina - Cocina en U

Cocina recta

Las cocinas rectas o lineales son prácticas e ideales para espacios abiertos o muy estrechos donde solo es posible la ubicación del mobiliario en línea. Podemos diferenciar dos tipos de distribuciones en línea en función de la estética que queramos conseguir. Si se trata por ejemplo de una cocina abierta junto al salón-comedor, probablemente nos interese que quede lo más integrada posible con el resto del mobiliario, por lo que podemos formar columnas de armario en los laterales como si de un mueble se tratara, en las que albergamos el horno, la nevera, el microondas y la despensa, todo ello panelado para dar una imagen de mueble compacto dejando una zona central como espacio de trabajo ubicando la fregadera y la encimera junto con muebles altos para enmarcar el espacio. Cuando se trata de un espacio pequeño y estrecho, lo que buscamos es tener el máximo posible de superficie de trabajo, y para ello juntamos las columnas en uno de los extremos. La distribución correcta para una cocina de estas características se comienza por un extremo con la nevera; a continuación se añade un mueble bajo con armarios y fregadera con una separación de espacio de trabajo; al lado de la fregadera colocamos armarios bajos con superficie de trabajo y a continuación la zona de cocción junto con el horno. Colocamos cerca la zona de cubiertos, platos y ollas para que la cocina sea lo más funcional posible cuando estamos cocinando, todo ello acompañado de muebles altos de almacenamiento. En este tipo de cocinas y en general cada vez más utilizamos para el sistema de extracción de humos los grupos filtrantes, ya que quedan integrados en el interior del mueble, son fáciles de limpiar y muy prácticos.

Blog: Cómo distribuir tu cocina - Cocina recta

Todas y cada una de estas distribuciones que hemos comentado aquí son por lo general casos estándar. Con cada proyecto de cocina que realizamos tratamos de conocer al cliente, saber el uso que le da a la cocina, cuántos son en casa y otras muchas cosas del día a día para hacer de la cocina un espacio para todos. Nuestro equipo tiene soluciones para cada tipo de cliente y para cada espacio donde tengamos que ubicar una cocina.

Y dicho esto, esperamos que contéis con nosotros para vuestra futura reforma de cocina. Volveremos la semana que viene con una nueva entrada de blog, llena de ideas interesantes para vuestros futuros proyectos de reformas o interiorismo, todo ello de la mano de Lautoka Urbana.

¡Un saludo!